Una democracia sorda

Publicado por

Encender la televisión se ha convertido en una actividad de valientes para Martha. Titulares como “España entra en la peor fase con las UCI al límite”; “Mas muertos que en China”; “Un tercio de la humanidad vive ya confinada por el COVID” o “El palacio de hielo, convertido en una inmensa morgue” se leen en la parte inferior de la pantalla, pero no escucha las voces que dicen que todo estará mejor. Con solo esta información, salir a la calle le parece un deporte de valientes, pero hay que comer. Martha sale y se encuentra con los rostros de las personas cubiertos de la mitad abajo y experimenta el silencio de una manera completamente distinta, pues no puede leer sus labios.

Durante la cuarentena y los meses de desescalada que le han seguido, se ha vivido desinformación a todos los niveles. Sin embargo, hay un grupo que ha sufrido este fenómeno de manera especial: el de las personas con discapacidad auditiva. Personas como Martha han sentido que durante este tiempo no se le ha garantizado el acceso a la información que el Articulo 20 de la Constitución Española defiende y que es base fundamental de una democracia.

Democracia

Los gobiernos democráticos se conforman en torno a un ideal de libertad y, como se ha repetido por generaciones, “la verdad nos hará libres”. Con esto en mente, se podría asumir que el derecho a la información es uno de los pilares más importantes para dicha democracia. Sin embargo, la pandemia ha privado parcialmente de este derecho a un colectivo que representa a el 5% de la población mundial y a más de un millón de personas en España.

La dificultad para adaptarse al constante cambio y ofrecer soluciones por parte del Gobierno y de los medios de comunicación, ha llevado a las personas con algún tipo de discapacidad auditiva a vivir un doble confinamiento en el que la ansiedad, las dudas y el miedo han estado muy presentes. Julio Méndez, un joven con sordera profunda, asegura creer que la gente sin dificultad auditiva ha sufrido también la desinformación y el aislamiento, pero asegura que para este colectivo el impacto ha sido “brutal”.

La CNSE alerta sobre el aislamiento comunicativo que afecta al alumnado  sordo - Plataforma de ONG de Acción Social
Las consultas realizadas a La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) tuvieron un significante aumento comparado con meses y años anteriores. Foto: CNSE

Necesidad informativa

La necesidad colectiva de una información ágil que estuviera al día de los constantes descubrimientos que proporcionaba la sociedad científica, los cambios que planteaban los políticos en busca de una solución, el uso de las mascarillas que les impedía la lectura de los labios y la falta de intérpretes causaron que el modo adoptado de comunicar no fuera efectivo para las personas de esta comunidad.

Según la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), las consultas públicas realizadas durante el confinamiento a este organismo tuvieron un significante aumento comparado con meses y años anteriores. Esto se debió a las dudas que se esparcieron entre los miembros de este colectivo en el que muchos se mantenían informados a través de grupos de WhatsApp, quedando así más expuestos a los bulos y a las noticias falsas.

“Las noticias en directo no suelen proporcionar subtítulos ni traductores a menos que sea algo muy importante, así que prefería informarme al día siguiente para que estuviera escrito. Las ruedas de prensa yo no las solía ni mirar porque no me enteraba de lo que decían”, cuenta Méndez sobre su experiencia durante el confinamiento. Los medios de comunicación han hecho llegar la información, pero más tarde. Han proporcionado traductores, pero no los suficientes.

Martín explica que el 40% de su comunicación depende de la lectura de labios. Sin embargo, aunque en la mayoría de los noticieros y de las comparecencias políticas no se utilizan las mascarillas, es muy difícil realizar una correcta lectura si el interlocutor habla muy rápido, agacha la mirada, la cámara se aleja o se realizan cambios de plano. La información al final se percibe fragmentada, con frases sueltas o sin sentido, causando confusión. Es evidente que cada caso de sordera es diferente, pero la mayor o menor capacidad de acceso a nuevas tecnologías y el apoyo de los familiares ha marcado mucho la diferencia entre unos y otros.

Personas Sordas Coronavirus: La lucha de las personas con problemas  auditivos para lograr mascarillas transparentes | Público
Marcos Lechet, el hombre con discapacidad auditiva que ha conseguido recaudar más de 80.000 firmas para que homologuen las mascarillas transparentes Fotografía: Público.

Buscando soluciones

Como respuesta a esta oleada de desinformación, las asociaciones han proporcionado videos con lenguaje de señas en los que hablaban sobre las nuevas medidas que ha tomado el Gobierno y los nuevos protocolos de seguridad que se deben seguir. Esta iniciativa ha sido de gran ayuda para aquellos que viven solos o no cuentan con el apoyo de intérpretes en casa.

Lo que muchos miembros y familiares del colectivo sordo reivindican a través de redes sociales con movimientos como #Queremosoir en Twitter, es que se cumpla la Ley 27/2007, vigente en España. Esta ley establece “el reconocimiento a las lenguas de signos españolas y la regulación de los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas”. Ante esto, la portavoz de la Federación de Sordos de Catalunya (FESOCA), Ana Martínez, reivindicó en una rueda de prensa que el cumplimiento de esta ley “depende de la buena voluntad política”.

El Padre Iñaki Gallegos, encargado de una de las asociaciones personales de la Basílica de Madrid para personas sordas, cree que “no hay profesionales en la política que sepan de la discapacidad” y añade que por ello no ha notado diferencia en el modo de actuar de los políticos o de los medios de comunicación con respecto a este colectivo. Declara que “siempre han estado abandonados”, por lo que no ha notado “tanta diferencia entre abandonados antes y abandonados ahora”. Sin embargo, durante la pandemia, lo que sí ha cambiado ha sido el aumento en la necesidad de acceso a la información por parte de este colectivo.

Miles de españoles replican los movimientos de la intérprete de signos de  Televisión Española pensando que es una instructora de pilates | El Mundo  Today
Durante las comparecencias más importantes del gobierno se proporcionaron interpretes, pero era difícil m

Plano legal

Conforme a la Ley del 2007, en el apartado de telecomunicaciones, se especifica que “se garantizarán las medidas necesarias para que los medios de comunicación social, de conformidad con lo previsto en su regulación específica, sean accesibles a las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas mediante la incorporación de las lenguas de signos españolas”. Llevada a la práctica, esta Ley representa para un medio de comunicación como Antena 3 garantizar un traductor de señas una vez a la semana en el noticiero de la mañana. Una medida que, en comparación, parece insuficiente.

Los medios de comunicación, con excepciones, suelen conformarse con cubrir esta cuota mínima. Además, para seguir con el ejemplo de Antena 3, durante el confinamiento y los meses de desescalada no se ha aumentado el número de horas en las que proporcionan esta traducción, según asegura la periodista de Antena 3, Teresa Fernández. Debido a esta afirmación el Padre Iñaki Gallegos no estaba mal encaminado al asegurar que para ellos todo seguía igual.

Durante esta crisis sanitaria, estar informado se convirtió en una prioridad. En el confinamiento de los hogares, saber lo que pasaba en el país era indispensable para poder combatir la desesperanza y aspirar al mañana. El coronavirus trajo a relucir lo importante que es tener acceso a una buena información y lo mucho que falta para que esta llegue a todos. La información permite a los ciudadanos ser más libres respecto a sus decisiones: salir o no salir, usar guantes o no usarlos, visitar a un familiar o no visitarlo. Por ello, en una democracia de iguales en el que uno de sus pilares más importantes es la comunicación, las personas con sordera solo exigen que el Gobierno y los medios de comunicación unan esfuerzos para garantizar un acceso a la información igualitario y sin sesgos.

Un comentario

  1. Que bueno que se hable de estos temas, porque parece que solo se habla de la pandemia en algunos aspectos, pero aquí han tocado temas que nadie ha considerado. Felicidades!!! Sigan asi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s