El independentismo catalán alcanza por primera vez la mayoría absoluta

Publicado por

ALEJANDRA GARCÍA NAVIA y LIDIA DE LA VEGA LARRIUT

Por primera vez desde el inicio del procés, las fuerzas independentistas superan el umbral del 50% de los votos y obtienen la mayoría absoluta en el Parlamento catalán.

Resultados de las elecciones catalanas del 14-F. Fuente: El País

El destino del PSC ha sido una de las grandes incógnitas de estas elecciones desde que se anunció la llegada de Salvador Illa para sustituir al hasta entonces candidato Miquel Iceta. La llegada del exministro de Sanidad a la candidatura del Partido Socialista en Cataluña le arrebató el puesto a Esquerra Republicana en las encuestas, que hasta entonces se postulaba como favorito. Ahora, con igual numero de escaños, el PSC se ha alzado con la victoria del 14-F gracias al número de votos y su candidato, Salvador Illa, ha anunciado que se presentará a la investidura para alzarse como presidente de la Generalidad de Cataluña. El PSC ha vivido una remontada gracias al llamado “efecto Illa”; desde aquellos 17 escaños que obtuvo en las elecciones de 2017, hasta alcanzar los 36 de este domingo.

A partir de este momento, la solución para el PSC podría estar en lo que se ha denominado el tripartito de izquierdas: una coalición con ERC y los Comunes. Superarían la mayoría absoluta (33+33+8), con un total de 74 escaños. Para encontrar ejemplos de un gobierno de este tipo, hay que remontarse a las legislaturas de 2003 y 2010, ambas con los socialistas a la cabeza. El primero, bajo el mandato de Pasqual Maragall. El segundo, con José Montilla.

Entre las propuestas electorales del PSC se encontraban objetivos como lograr la cogobernanza entre el Gobierno de la Generalidad y el Gobierno central o postularse como el punto medio entre los independentistas y la derecha española. El pacto con ERC supondría la opción más viable para optar por una vía más constitucionalista.

Sin embargo, Salvador Illa ha repetido durante toda la campaña su negativa a un pacto con ellos. Así lo remarcó en una entrevista con el programa de La Sexta, Al rojo vivo: “No habrá tripartito ni procés”. Además, en la entrevista concedida a Abisal por el número 5 al Parlamento, Ferran Pedret, el candidato remarcaba la negativa y lo aducía a los proyectos secesionistas de Esquerra: “Si el objetivo de ERC es la secesión, es radicalmente incompatible con nuestra visión de cómo se debe construir una sociedad catalana”.  

Esquerra Republicana, con un resultado de 33 escaños, celebró en su discurso postelectoral que se constituyera por primera vez una mayoría independentista en el porcentaje de los votos. Durante la campaña electoral, el partido de Oriol Junqueras dio a entender que no podría tener lugar una negociación entre los socialistas y republicanos. La formación afirmó, durante sucesivos actos de campaña, que “antes de pactar con el PSC, lo haría con los independentistas”. El candidato Pere Aragonès, calificó a Illa como “el candidato de los partidos del 155, del Ibex, de los jueces y de los fiscales”. Además, afirmó que los proyectos de ambos partidos eran como “el agua y al aceite”, por lo que resultaban incompatibles.

Desde ERC han destacado la necesidad de que Cataluña inicie una nueva etapa que haga posible la amnistía y la autodeterminación. El partido ha hecho un llamamiento “a todas las fuerzas progresistas” partidarias de estas ideas para que se unieran a la formación de un nuevo Gobierno.

Quedaría entonces en el aire la valoración del grupo En Comú Podem. La candidata de la formación, Jessica Albiach, reconoció lo favorecedora que podría resultar esta situación en caso de que se diera un tripartito de izquierdas. Sin embargo, se plantearía también la posibilidad ante la propuesta del líder de ERC, de que el partido del vicepresidente segundo del Gobierno pactara en coalición con los independentistas. De esta manera, sumarían los 8 escaños de En Comú Podem, que permitirían superar, con creces, los 68 necesarios para obtener la mayoría absoluta.  

El peso de las fuerzas independentistas

El pasado miércoles, los principales partidos independentistas —ERC, JxCat, CUP y PDeCAT— firmaron un acuerdo por el que se comprometían a no pactar con el PSC la formación del Gobierno. Las fuerzas independentistas se vieron perjudicadas en las encuestas por el efecto generado por la irrupción del candidato Illa al frente del PSC. Sin embargo, en el papel, esto no ha supuesto problema alguno, en especial para las formaciones de Pere Aragonés, con los 33 escaños que ya se han mencionado, y la formación de Laura Borrás, candidata de JuntsxCat, que ha logrado alcanzar los 32 escaños, dos menos que en la anterior legislatura. Junto con el apoyo de la CUP —quinta fuerza política con nueve escaños—, podría llegar a tener lugar un pacto independentista que marque el camino de la autodeterminación y de la ansiada República de Cataluña a pesar de lo inconstitucional de ambos hechos. Sea cual sea la situación que se dé finalmente, el partido que no entrará en el nuevo gobierno de la Generalidad será el PDeCAT. La formación de Angels Chacón, que, como herederos de la antigua Convergencia, apuntaba a ser un partido clave en el panorama independentista catalán, no ha alcanzado los votos suficientes para lograr un escaño en el Parlamento Catalán. A pesar de ello, cabe destacar cómo los votos recibidos por esta formación han impedido la victoria de Laura Borras, de Junts, quien con sus votos habría obtenido una mejor posición en comparación a sus rivales de Esquerra.

Vox arrasa por encima del PP y Ciudadanos y entra en el Parlamento catalán como cuarta fuerza

Este domingo, los resultados han certificado que la derecha en Cataluña está en crisis. El candidato a la presidencia por Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha llevado al partido a colocarse en la segunda fuerza menos votada —con un total de 6 escaños— después de haber ganado las última elecciones autonómicas catalanas en 2017.

Estos votos se desviaron al partido extremista de Vox, que irrumpió como cuarta fuerza con 11 diputados. Hasta entonces, el partido de Abascal no contaba con presencia parlamentaria en Cataluña. Estas elecciones han situado a Vox como el principal partido de la derecha constitucionalista en Cataluña y en la fuerza de choque contra el independentismo. Esta extrema derecha ha sumado más diputados que PP y Cs juntos en el Parlamento. El auge de Vox en las elecciones de este domingo ha intensificado la división de los conservadores y ha evidenciado la crisis de la derecha. El partido de Casado, con Alejandro Fernández como candidato, ha sufrido un profundo descenso y se ha quedado con tres diputados y sin grupo propio.

La pandemia dispara la abstención hasta un máximo histórico

La cifra de participación en las elecciones se situó entorno al 53% de la población.  Esto implica una caída 26 puntos con respecto a la que se vivió en las anteriores elecciones del año 2017. La pandemia ha generado un clima de incertidumbre. Casi la mitad de los 5.368.881 catalanes con derecho a voto optaron por desentenderse de las elecciones, lo que ha sido considerado como un fracaso democrático.

A pesar de que la conselleria de Salut i Acció Exterior asegurara en múltiples ocasiones que los protocolos harían del 14-F un proceso seguro —tanto para los votantes como a las miles de personas movilizadas en las mesas electorales— la gran mayoría de los catalanes optaron por la abstención, mientras que los que participaron, una gran parte lo hizo a través del voto por correo.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s