Reinventarse: cómo sobrevivir a una pandemia

Publicado por

El coronavirus ha acabado, también, con la vida social de los españoles. Y con ella, se ha esfumado el ocio del país. El turismo de 2020 ha dejado festivales, conciertos y eventos vacíos. Al sector del entretenimiento solo le queda aprovechar los soportes digitales que aportan las nuevas tecnologías. En una sociedad cambiante como la esbozaba Bauman, en cada rincón puede haber un rayo de luz. Reinventarse cuando las cifras económicas se desploman no es misión imposible. Alberto, Gersón o Álvaro son ejemplos de mirillas ante la esperanza de poder resurgir un negocio.

El primer trimestre de 2020 registró 1501 concursos de acreedores de empresas españolas que se declararon en quiebra.

Zygmunt Bauman retrataba una sociedad líquida que estaba en constante movimiento. El 2020 ha dejado un nuevo paradigma que ratifica las palabras del sociólogo polaco. Nadie esperaba una pandemia global, pero vino. Y con ella se llevó las economías de la mayoría de los países. Pero, dentro de la situación desesperanzadora que deja, muchos son los que encuentran una vía de escape. Una alternativa para huir hacia delante ante la inminente crisis económica que persigue a España. El turismo y el ocio han sido duramente azotados por los distintos confinamientos. Sin embargo, el sector puede ver la luz a través de los ojos de los que ya han intentado adaptarse a los cambios. Una promotora de eventos, un escape room y una empresa de experiencias digitales son un trío ejemplar de giro de 180 grados. Álvaro, Alberto y Gersón son tres desconocidos que coinciden en un mismo punto: reinventar su negocio para sobrevivir a la crisis causada por la pandemia de la COVID-19.

Los nuevos formatos de festivales

Alberto Ferreira es el director de comunicación de Disorder Events. La promotora de eventos es la organizadora de festivales como Oro Viejo, A Summer Story o Ilove, y trabaja con artistas como Dj Nano.

La cuarentena ha anulado todos los conciertos, eventos y festivales de este verano. La empresa de Alberto ha pasado de todo a nada, de un festival en Ifema a buscar soluciones en plataformas digitales. “Hemos aprendido a reinventarnos, a tocar otros palos, a hacer otras cosas… y a aprender que el esfuerzo no siempre tiene su recompensa”, reconoce Alberto con frustración. Tras un intento de festival en julio que no alcanzó las cifras estimadas, la promotora de eventos se ha diversificado y ahora también ofrece servicios y asesoramientos como agencia. Para Alberto, reinventarse es ofrecer algo diferente, “aunque lo esté haciendo mucha gente, pero añadir cosas que lo hagan especial”.

“No es algo que hayamos hecho forzados por la situación, sino algo que deberíamos haber hecho antes”

Alberto Ferreira

Aunque los nuevos formatos no son sostenibles para la empresa, reconoce que “no solo el beneficio es dinero” y están dispuestos a compaginar su actividad anterior con los aprendizajes del 2020. “No es algo que hayamos hecho forzados por la situación, sino algo que deberíamos haber hecho antes” asevera Ferreira, que niega que el giro de su empresa sea un parche para la situación porque eso es “algo que se utiliza para tapar, y esto es positivo. Negativo sería no hacer anda y esperar sin arriesgarse”.

Un escape room en casa

Álvaro Muñoz es el creador de Escape Room Digital, un juego que imita la experiencia presencial desde el sofá de casa. El 2020, además de un ERTE, le ha traído más de tres millones de visitantes a su página web. Mientras la soledad del confinamiento le hacía hablar con las paredes, la inspiración para los acertijos se disparaba.

“Hay que darle la vuelta a lo que ya existe. Reinventarse es coger algo que ya funciona y hacer que funcione de alguna otra vía” confiesa el creador. El objetivo que perseguía con el escape room ha sido entretener a la gente de una manera diferente en una situación extraordinaria como la que ha vivido el mundo este año. Se convirtió en la vía de escape de muchas familias en los meses de primavera, por eso Álvaro decidió hacerlo gratuito. A partir de ahora, su actividad ha cambiado: ha pasado de ser un proyecto personal a ser contratado por familias enteras y empresas para las cenas de Navidad.

La caída del turismo virtual

Play&Go Experience es una empresa de experiencias digitales gamificadas y plataformas de datos inteligentes. Conectan varios elementos para unir a las personas con un entorno de manera online. La idea del turismo virtual surge en 2016 con las Fallas de Valencia y, cuatro años después, la empresa consiguió firmar un contrato con el Ayuntamiento de Valencia. Pero una semana antes de las Fallas, el Gobierno declaró el estado de alarma y la tradición no se celebró. “Nuestra actividad cayó prácticamente el 100% entre el mes de marzo y el de julio” reconoce Jordi Díaz, CEO de Play&Go Experience. La pandemia ha hecho aflorar nuevas virtudes en la empresa que han hecho que sean capaces de darle la vuelta a sus actividades. Han pasado de centrarse en el turismo a iniciar actividades en el sector sanitario o industrial. Gersón Beltrán es el encargado del departamento de marketing y datos de Play&Go Experience. Y es él el que achaca la flexibilidad de la empresa a la capacidad de adaptación del sector de las star-tup.

“Reinventarse es ser capaz de conocer cómo se desarrolla la sociedad y adaptarse”

Gersón Beltrán


Para ellos, la reinvención es “una necesidad profesional y personal que implica el entender que los cambios son normales”. Lo plantean como un concepto que hay que asumir en profundidad bajo la premisa de que el mundo es cambiante: “reinventarse es ser capaz de conocer cómo se desarrolla la sociedad y adaptarse”.

Un ojo hacia el futuro
Los tres protagonistas coinciden en las expectativas de las novedades: vienen para quedarse. Alberto Ferreira afirma que “el mundo del ocio y del entretenimiento online ha llegado para quedarse porque ahora hay muchos soportes”. Sin embargo, están de acuerdo en que no podrán sustituir a lo que ya existe.
El concepto que sobresale es el de herramienta. Álvaro Muñoz lo califica como complemento de la realidad. “Nos gusta sentir las cosas, movernos, tocarnos y eso no va a cambiar. No hay nada
que sustituya a la experiencia de estar allí, pero sí que puede ayudar” aclara Gersón Beltrán.
Las cifras económicas no dejan un panorama esperanzador para los negocios que sobreviven a los
confinamientos domiciliarios y perimetrales. Gersón, Álvaro y Alberto demuestran que hay una
alternativa, a veces incluso obligatoria, a la crisis económica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s