Ruiz Escudero: “Creo que el ministro, el Ministerio y el Gobierno no han estado a la altura”

Publicado por

BLANCA RODRÍGUEZ

Enrique Ruiz Escudero (Madrid, 1967) se licenció como médico en la especialidad de Pediatría y ahora es consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid tras varios años en primera línea de la política de la capital. Como todas las personas elegidas para puestos sanitarios antes de la pandemia, la crisis del Coronavirus ha supuesto un revés a su gestión y ha copado toda su actividad. Ahora, mientras descienden los casos en Madrid y la estrategia de su Gobierno parece funcionar, Ruiz Escudero recibe a Abisal en su despacho en la Consejería de Sanidad para echar la vista atrás y mirar con ojo crítico la gestión de la pandemia.

PREGUNTA.-  ¿Cómo resumiría su año al frente de la Consejería?

RESPUESTA.-  De una intensidad absolutamente descomunal, porque la “actividad Covid” ha sido la que ha invadido todo el trabajo realizado por parte de la Consejería desde que empezamos a principios de febrero, cuando llegaron los primeros casos a Madrid.

P.- ¿Madrid ha puesto más importancia a salvar la economía o la salud?

R.- Por supuesto a la salud. Aunque tampoco tiene que ser una competición entre salud y economía. Yo creo que se pueden hacer las dos cosas: preservar la salud y permitir que la economía funcione al mejor nivel posible. La Comunidad de Madrid, estableciendo restricciones de manera selectiva, ha permitido que la actividad económica se mantenga mucho tiempo y ha permitido que el número de casos vaya descendiendo de manera importante. Yo creo que tienen que ser las dos cosas.

P.- ¿Cómo valora la gestión de su Gobierno durante los meses más duros de la pandemia?

R.-  Independientemente de las opiniones que se hayan vertido, yo lo que creo que hemos sabido responder en una de las regiones más azotadas por el Covid. Además, hay que recordar que nuestra comunidad tuvo un efecto multiplicativo (principalmente por esos contagios que se produjeron en esa primera semana de marzo), lo que provocó que un sistema sanitario con mucha competencia y con mucha capacidad recibiera miles de casos en muy poco tiempo. Tuvimos la capacidad de poder transformarnos, por ejemplo, a la hora de crear los hoteles medicalizados. Luego está el hospital de IFEMA, que respondía a una necesidad cuando teníamos las Urgencias con un nivel de saturación muy alto. Se puso a prueba, no solo la capacidad de las infraestructuras o de procesos, sino también la capacidad de los de los profesionales sanitarios, que también estuvieron a la altura en todo momento.

“Nos encontramos con mucha resistencia por parte del Gobierno cuando el día 9 marzo nos plantamos para decir que íbamos a cerrar Madrid”

Enrique Ruiz Escudero

P.- ¿Qué errores se cometieron durante la pandemia?

R.- Si ahora uno ve esos meses con la visión que tiene ahora, en algunas situaciones hubiese tomado decisiones distintas. Por ejemplo, deberíamos haber sido más duros con el Gobierno de España a la hora de haber dicho que había que tomar decisiones claras sobre las restricciones. Si hubiésemos pedido una semana antes aplicar una serie de medidas, seguramente hubiésemos conseguido frenar muchos de los contactos que se produjeron ese fin de semana. Si hubiésemos sabido también que el número de casos crecería de esa manera, probablemente hubiésemos activado antes IFEMA. Realmente uno va aprendiendo conforme pasa el tiempo, porque sabemos muy poco de esta pandemia, y sobre todo en ese momento. Cada uno tenía que tomar las decisiones con lo que había. El haber tenido los equipos de protección individual también hubiese protegido más a nuestros profesionales.

El consejero considera que el Gobierno ha abandonado a Madrid a lo largo de la pandemia. FOTO: Pilar Martínez.

P.- ¿ Y por qué Madrid no toma esas decisiones una semana antes? ¿Por qué se permitieron Vistalegre, el 8M o el fútbol?

R.- Porque en ese momento no era una decisión fácil. Ahora es fácil establecer restricciones, pero en ese momento, dar ese paso era otra cosa. Nosotros nos encontramos con mucha resistencia por parte del Gobierno cuando el día 9 marzo nos plantamos para decir que íbamos a cerrar Madrid, sobre todo en la parte de la educación. Acertar la quiniela cuando ya tienes los resultados es fácil; pero en ese momento y con las circunstancias que había, no. Además, siempre hemos tenido la sensación de estar muy solos porque parecía que éramos los únicos que veíamos el problema. Creo que ahí actuamos conforme a las circunstancias y a lo que todos nuestros técnicos siempre decían. No es fácil tomar esa decisión y ser los primeros.

P.- Dice que la Comunidad de Madrid se sintió abandonada en la crisis. ¿Cree que ha estado abandonada y exigida al mismo tiempo por el Gobierno?

R.-  Sí, en muchas ocasiones. Por ejemplo, en la desescalada vimos un componente político en todas las decisiones. Cuando Madrid descendía muy bien en el número de casos, el Gobierno, con un falso comité de expertos, nos denegó hasta en tres ocasiones el cambio de fase. Tardamos tres semanas en empezar a desescalar. Luego también vimos el componente político cuando nos impusieron un estado de alarma cuando estábamos descendiendo en el Puente del Pilar. También en peticiones que hemos hecho y a las que luego el Gobierno ha accedido, como cuando pedimos las pruebas PCR en Barajas hace siete meses. El lunes fue el primer día en el que empezamos a tener ese control, aunque de momento no se está haciendo con todos los viajeros.

Siempre hemos visto un componente político en las decisiones por parte del Gobierno. El ejemplo más claro es que uno no puede anunciar una campaña de vacunación de carácter nacional sin haberlo consensuado con las Comunidades Autónomas, que son los que ponen las vacunas. Me parece que es un intento de tratar de vender todo y en una pandemia no se puede vender desde el punto de vista de la noticia. Hay que hacer las cosas con cierta cabeza.

P.- Ha mencionado Barajas y las pruebas PCR de origen negativas con 72 horas de antelación. ¿Cuántos casos importados llegan desde el extranjero a España?

R.- Nosotros ya lanzamos la alarma en el mes de mayo. Los primeros casos que detectamos vinieron a través de vuelos de China y del norte de Italia. Cuando vimos que descendían los casos en mayo, lo primero que decidimos es que no íbamos a repetir los errores de la primera fase e íbamos a tener un control fronterizo. De hecho, el propio Fernando Simón reconocía que la segunda ola había venido por los temporeros que acudieron a Lérida a trabajar en el campo. Nosotros lo que pedíamos era ese control fronterizo y nuestra frontera principal es Barajas. Además, era algo que ya estaban haciendo otros países de Europa y del resto del mundo, que es pedir seguridad, pedir una prueba diagnóstica en origen y a partir de ahí vigilar a esos pacientes. Contamos unos 200 casos que han estado dentro de nuestros hospitales ingresados (que son los que podemos detectar), y no quiero contar los que han entrado asintomáticos o los casos leves que no hayan sido detectados. Creo que la cifra ha sido altísima y, de hecho, se han detectado brotes de personas que venían a través de Barajas.

P.- Su estrategia parece que funciona. Sin embargo, sigue siendo muy criticada e, incluso, tachada como falsa o incluso como “datos maquillados”

P.- ¿Cree que si su partido hubiera estado en el poder se habría gestionado mejor la pandemia?

R.- Conociendo a los responsables sanitarios que ha tenido el Partido Popular, desde luego que sí. Especular o hacer pensar qué es lo que hubiese pasado no es fácil, pero desde luego sí que estoy convencido que el Partido Popular ha tenido siempre muy buenos ministros. De hecho, toda la coordinación la tenemos con Ana Pastor, que está muy al día de todo lo que va ocurriendo, no solo a nivel nacional o a nivel internacional. Yo creo que esta pandemia nos ha hecho aprender mucho en muchos niveles y para eso yo, y lo digo con concierto dolor, creo que el ministro, el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de España no han estado a la altura de lo que exigía esta pandemia.

P.- ¿Cómo ha sido su relación con el Ministerio de Sanidad en esta crisis?

R.-  La comunicación con el Ministerio ha sido directa. Hay reunión técnica día sí, día no con ellos, donde vamos contando cómo evoluciona esta crisis. Lo que hemos visto ha sido un error de percepción de lo que es la pandemia, puesto que solo se ha pensado en el punto de vista epidemiológico y lo que más ha tensionado han sido las camas de UCI. El número de contagios va muy condicionado a tu capacidad diagnóstica. Al principio de la pandemia, en la primera semana de marzo, por ejemplo, hicimos 15.000 PCR. La semana pasada hicimos unas 190.000.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en su despacho. FOTO: Pilar Martínez

P.- ¿Cómo valora la actuación de Fernando Simón durante esta crisis?

R.- Fernando Simón se ha fijado más en ese punto diagnóstico. Ha faltado una estrategia nacional de cómo contener la pandemia, y ese ha sido el principal problema. Viendo lo que ha sucedido, creo que Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) podía haber actuado otra manera. Además, uno no puede estar cambiando ocho veces el modelo de gestión de los datos de una pandemia porque es muy difícil establecer predicciones. Hemos visto momentos en los que desaparecían fallecidos que luego volvían a aparecer. Nosotros lo tuvimos muy claro: desde el primer momento contar los datos con honestidad. No solo el epidemiológico, sino también el asistencial.

P.- Fue su partido el que colocó en ese puesto a Fernando Simón en el año 2012. ¿Considera ahora que fue un error?

R.- Las decisiones se toman según el momento. Es verdad que Fernando Simón gestionó bien la crisis del ébola. Pero en la crisis del Coronavirus había que haber actuado de otra manera. Quizás esa sobreexposición en los medios no ha ayudado. Creo que, en ese sentido, son decisiones que se toman por las circunstancias que se van dando.

P.- ¿Se ha planteado su propia dimisión a lo largo de la gestión?

R.- No, nunca. Se lanzó un bulo que decía que yo había presentado mi dimisión, pero en ningún momento lo hice. Hemos tenido momentos difíciles, pero no para marcharnos. Eso sí, en ningún momento se me ha pasado por la cabeza.

P.- ¿Cuál es el momento más duro en la gestión de la pandemia en Madrid?

P.- Pfizer y Moderna han presentado sus vacunas al mundo. España compró las primeras, con un 90% de efectividad. Sin embargo, Moderna ha anunciado que la suya tiene un 95% de efectividad y Europa ya ha anunciado que comprará muestras. En caso de poder elegir, ¿cuál repartirá Madrid?

R.- La estrategia es a nivel nacional. Yo ahí tengo que decir varias cosas. Primero, el haber lanzado de manera, tan alegre, una estrategia nacional de vacunación dada la situación y, sobre todo, todo lo que conocemos de las vacunas, no me parece una buena directriz. Es bueno que se nos abra un horizonte de uso de vacunas, pero de ahí a lanzarlo tan alegremente sin saber cuántas vamos a tener, sin haber contado la capacidad logística que tenemos. Es una estrategia que hay que contar muy bien y tener muy claro.

A tu pregunta, las comunidades autónomas no elegiremos, ya que entiendo que se va a hacer con equidad a través del Sistema Nacional de Salud. El Ministerio lanza una campaña y las comunidades ni siquiera hemos recibido el documento para poder hacerlo. Claro, dicen que vamos a tener 13.000 puntos para administrar la vacuna, pero esa capacidad la tienen las comunidades y a nosotros nadie nos ha hablado. Capacidad, como prueba la campaña de vacunación de la gripe, tenemos, pero necesitamos la información.

P.-En breves abrirán el Hospital Isabel Zendal. ¿Cómo pretenden cubrir el personal del centro?

Hay que entender cuál es el concepto hospitalario del Isabel Zendal. Está principalmente pensado en situaciones de emergencia o situaciones de pandemia. Es un hospital con una construcción modular parecido al modelo IFEMA, muy flexible, con gran capacidad de adaptación. Lo que hacemos es trasladar actividad Covid a ese centro.

Entonces, para tener personal para ese hospital tenemos dos fases: una primera que es de carácter voluntario, en la que los profesionales pueden escoger si prefieren realizar su actividad en el Isabel Zendal. Luego tenemos un bloque de contratos Covid, que son más de 10.000, por lo que podemos complementarlo con este personal. Lo que hay que entender es que todo lo que hacemos es trasladar actividad Covid para permitir la actividad no Covid en esos hospitales.

P.- ¿Considera que es buena idea que, durante la lucha contra el virus, se retire de forma voluntaria a personal de hospitales para llevarlo a uno nuevo?

R.- No que se retire, sino que se traslade la actividad y al profesional.

P.- El 27 de septiembre usted dijo que no había personal sanitario suficiente en Madrid para cubrir las necesidades del momento, en una situación muy crítica. ¿Qué ha cambiado?

Me refería a la atención primaria. A nivel de hospitales, la capacidad está perfectamente. También es verdad que el personal sanitario ha vivido una situación muy tensa todos los meses, desde marzo hasta hasta junio. Establecimos un periodo vacacional y cuando creció la pandemia gran parte de nuestro personal estaba disfrutando de unas merecidas vacaciones. Nuestro problema tenía que ver con la atención primaria. Además, hay que tener en cuenta que la atención primaria madrileña es de las pocas o la única que tiene actividades de atención por la mañana y por la tarde, por lo que nuestros requerimientos de profesionales son mucho mayores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s