Santiago Abascal y Pablo Casado: el fin de “la foto de Colón”

Publicado por

“Dispara al partido que le ha dado de comer”, decía Casado sobre Abascal en la moción de censura. Junto con otros ataques que dejaron —en palabras del propio líder de Vox— “perplejo” al líder de la formación de extrema derecha. El enfrentamiento vivido entre ambos en el Congreso parece haber supuesto la ruptura personal de las relaciones cordiales que mantenían. La historia de ambos es la de una serie de ascensos hasta converger en la famosa “foto de Colón”, en la que la derecha se unió en una muestra de oposición al nacionalismo. De ella, Rivera se fue, y a día de hoy Abascal y Casado parecen haber separado sus posturas de forma definitiva.

Desde Abisal, hemos querido rememorar los orígenes de los líderes de los dos partidos más importantes de la derecha en España en la actualidad.

Abascal y Casado: de las juventudes del PP al Congreso

Santiago Abascal (Bilbao, 1976) se afilió al Partido Popular a los 18 años. Su padre había formado parte de Alianza Popular y, más tarde, del PP en Álava, donde ejerció diversos cargos como portavoz o miembro de la ejecutiva del partido en el País Vasco. Dos años después se uniría al ejecutivo del Partido Popular en Álava y en 1999 sería escogido como concejal en el Ayuntamiento de Llodio. En el año 2000, Abascal lideraría las Nuevas Generaciones en el País Vasco. En la moción de censura del pasado jueves 22 de noviembre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reprochaba que, durante su estancia en el cargo de presidente de las Juventudes del Partido Popular en el País Vasco, Abascal había roto “el consenso y la unidad” por primera vez en toda la historia al no secundar la manifestación en repulsa contra el atentado que había sufrido Eduardo Madina, secretario general de las Juventudes Socialistas del País Vasco. 

Por su parte, Pablo Casado (Palencia, 1981) se afilió a las filas de los populares en el año 2004, donde un año después sería escogido como presidente de las Nuevas Generaciones del partido. Para su primer cargo autonómico, Casado tendría que esperar hasta el año 2007, cuando, de la mano de Esperanza Aguirre, fue escogido como diputado para la Asamblea de Madrid. Renunciaría a este cargo en el año 2009 para cumplir las funciones de jefe de Gabinete del diputado del Congreso Manuel Pizarro.

Para que ambos se enfrentaran como líderes de sus partidos, todavía debían pasar varios años. Santiago Abascal abandonaría la política vasca tras ocupar un escaño en el Parlamento Vasco en los años 2004 y 2005, donde no fue escogido, sino que fue sustituto de dos diputados que habían abandonado sus cargos: Carlos Urquijo y Encina Regalado. Tras esta etapa, Santiago Abascal desplazaría su actividad a la política madrileña. Las principales críticas al actual presidente de Vox provienen de esta época. En el año 2013, es nombrado director de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio Social, en cuyos registros solo se encontraban dos trabajadores: el propio Abascal y una empleada más. Durante el periodo en el que estuvo activa esta fundación, no existen rastros de actividades realizadas. A pesar de esto, recibió una subvención de 183.600 euros, de los que más de 80.000 fueron destinados al sueldo de Abascal. El mismo líder de Vox ha llegado a admitir que la fundación “no tenía ninguna utilidad”.

“Pisotea usted la sangre de las víctimas del terrorismo”.

Pablo Casado a Santiago Abascal

Si nos fijamos en las actividades del actual presidente del Partido Popular, Pablo Casado se encontraba, en el año 2011, con un cargo en el Congreso de los Diputados. Fue escogido en la candidatura por Ávila, tanto en este año como en el 2015 y el 2016. Durante este periodo desempeñaría diversos cargos en el partido, como portavoz del Comité de Campaña para las municipales de mayo de 2015. Además, en ese mismo año, sería nombrado vicesecretario de Comunicación.

Fundación y presidencia de Vox; Primarias en el PP

Casado y Abascal mantenían una relación cordial. En su etapa como líder de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, Pablo Casado había acudido al País Vasco a varios actos en los que coincidió con Santiago Abascal, quien en esa época mantenía su actividad política en el territorio y se mostraba como un firme opositor a ETA.

Cuando Abascal abandona el Partido Popular, lo hace debido a “discrepancias con la dirección irresolubles”, especialmente en lo que a la lucha antiterrorista. Era el año 2013 y se producía, en diciembre, el nacimiento de Vox. La formación se enfrentaría a unas primeras elecciones en el año 2014, cuando se presentarían al Parlamento Europeo. No obtendrían ni un solo escaño. A pesar de ello, Abascal, quien ocupaba de forma temporal el cargo de Secretario General de la formación, sería escogido como presidente de Vox en el año 2014, con un 91% de apoyos. En las elecciones generales de 2015 y 2016 se postularía como presidente del Gobierno y acudiría como número 1 de Vox por Madrid, aunque su partido, de nuevo, no logró obtener escaño.

De la foto de Colón quedan los restos. Rivera ha abandonado la política, Abascal y Casado han dejado de lado su amistad.

En el año 2018, el Partido Popular se enfrentaba a un proceso de renovación. Lastrado por la corrupción y tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, el puesto de presidente del PP quedaba libre. Pablo Casado se impondría a Soraya Saénz de Santamaria en las primarias del partido con un discurso moderado que apuntaba a la reconstrucción del partido.

Habría que esperar a las elecciones generales de abril de 2019 para ver un enfrentamiento entre los dos principales bloques de la derecha. Vox conseguiría por primera vez un espacio en el hemiciclo, con 24 escaños. Mientras, el Partido Popular sufriría la peor derrota en su historia, bajando de 139 diputados a 66. Comenzaría entonces la pugna por la legitimación de Vox como líder de la derecha en España. “La derechita cobarde” o “traidores” eran algunos de los apelativos con los que, desde la formación de Abascal, se dirigían a los populares. En las elecciones generales de noviembre de 2019, el Partido Popular mejoraría los resultados y ascendería a 89 diputados. Vox, por su parte, vería reflejada la fragmentación de voto en la derecha con un aumento de escaños: 52 para la formación de Abascal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s