Análisis de los estados bisagra II: El Suroeste. Fotografía de Southern Living (Pinterest).

Análisis de los estados bisagra II: El Suroeste

Publicado por

JUDIT FERNÁNDEZ SAFIR | PABLO FERNÁNDEZ CERMEÑO

Estados Unidos está a menos de una semana de sus quincuagésimo novenas elecciones presidenciales. Donald Trump (Partido Republicano) o Joe Biden (Partido Demócrata) ocupará la Casa Blanca los próximos cuatro años. En las encuestas a nivel nacional, parte como favorito el candidato demócrata por una diferencia que ronda los 7 puntos, pero debido al sistema electoral estadounidense serán los estados bisagra los encargados de decidir el futro del país. El Suroeste estadounidense, al igual que el ya analizado Rust Belt, juega un papel decisivo en elecciones del 3 de noviembre. Los 55 votos electorales que suman Texas, Arizona y Nevada serán clave para el futuro de Estados Unidos. El aumento de población latina sumado al crecimiento de las ciudades ponen en riesgo la victoria del Partido Republicano en sus feudos tradicionales.

Estados bisagra del Suroeste de izquierda a derecha: Nevada, Arizona y Texas.

TEXAS (TX)

Texas es uno de los estados más influyentes y el segundo con más electores – en concreto 38 -, después de California (55). La inclinación política de este territorio no está claramente definida, solo un 5% separa a Trump y Biden, según las estadísticas de 538. Por ello, el resultado de este territorio es decisivo en la elección del presidente. De hecho, en las elecciones de 2016 Trump logró 306 electores y Clinton 232; si Texas hubiera sido demócrata, Clinton habría obtenido 270 electores frente a 260 de Trump. Ahora Clinton sería la presidenta.

Su participación en el voto se remonta al año 1848, con tan solo 4 electores. Desde su formación como estado hasta 1976, el voto fue demócrata excepto en cuatro ocasiones. No obstante, desde las elecciones de 1980 hasta la actualidad, los electores de Texas han sido para los republicanos, pero ¿Cuál es la explicación detrás de este cambio de preferencias?

Biden ha centrado parte de su campaña especialmente en Texas por ser uno de los estados esenciales. Fuente: Cuenta oficial de Joe Biden en Youtube.

Texas ha sido tradicionalmente un estado conservador; los dos principales partidos políticos fueron el Partido Conservador Demócrata y el Partido Moderado Demócrata (por entonces el partido Demócrata seguía una línea más conservadora que el Republicano). Como principal consecuencia de la crisis del petróleo de 1973, el Gobierno de EE.UU. realizó ciertos cambios en la sociedad y la economía, como el aumento de los impuestos. Así, miles de estadounidenses se desplazaron al sur en busca de una vida con impuestos más bajos y más libertades sin restricción; la gran mayoría de ellos conservadores. Esto dio lugar a una segmentación mayor del estado, de manera que los extremos ideológicos quedasen un poco más diferenciados.

Texas es el estado que más frontera comparte con Texas. Fuente: Oficina de Salud Fronteriza de Texas (www.dshs.texas.gov/borderhealth/ )

Una característica que destacar de Texas es su vínculo con México. El territorio se independizó del estado centroamericano tras la Guerra de Independencia de 1836. Desde entonces, comparten más de 2.000 km de frontera, así como distintas zonas de cruce entre territorios. Ante esto, la presencia de hispanos en el estado sureño – según el censo oficial – es más que obvia: el 39,7% de la población es latina (tanto blanca como negra, ya que los datos que se recogen agrupan a la población hispana de ambos orígenes). Esto equivale a más de 11.500.000 habitantes de los 29 millones que son en total.

El voto hispano se encuentra en grandes cantidades en los distritos limítrofes con México, en ciudades como El Paso (distrito 23) o San Antonio (35). Así, Biden ha centrado su campañas en la población latina y negra, mientras que Trump, además de poner el foco en estos, también pretende conseguir el voto blanco rural.

El porcentaje de población latina es bastante en comparación con el total de la población. Fuente: Censo Oficial de Texas

Tal y como mencionamos antes, la población de Texas ha ido y va en aumento; un estado que comenzó con cuatro electores tiene ahora 38. Después de lograr tres electores más tras las elecciones de 2010, se estima que, una vez pasen las de 2020, contarán con cuatro más. Así, pasaría a tener 42 electores y mantenerse los segundos en cuanto a cantidad, pero probablemente los primeros en influencia, ya que California es un estado completamente demócrata y no habría margen para ningún cambio repentino.

ARIZONA (AZ)

Arizona ha votado desde 1952 al Partido Republicano. Bill Clinton ha sido el único candidato demócrata capaz de vencer en el estado sureño. Según las encuestas, Donald Trump podría ganar las elecciones sin los 11 votos electorales del estado del Gran Cañón, pero es algo que nunca antes ha pasado y confirmaría el giro hacia la izquierda que sufre el Sun Belt (Cinturón del Sol).

Aún así, lo sorprendente no es la posible victoria de Joe Biden, sino que los demócratas no hayan conseguido llevarse Arizona antes. El 80% de la población, por culpa clima árido, vive en zonas urbanas o suburbanas. El condado de Maricopa, en el que se encuentra la ciudad de Phoenix, suma más de la mitad de los votos de Arizona. Asimismo, la comunidad latina —7 de cada 10 votan demócrata— representa más de un 30% de los habitantes. También hay que tener en cuenta que la población nativa es comparativamente mayor que en el resto de EE. UU. gracias a reservas como la apache o la navaja. Sobre el papel, estas características demográficas favorecen la victoria del Partido Demócrta, pero el voto tradicional republicano ha conseguido hasta ahora frenarles.

Mapa electoral de Arizona
Mapa electoral de Arizona. El condado de Maricopa cuenta los distritos 5,6,7, 8 y 9 además de sectores del 3 y del 4. Fuente: Arizona Independent Redistricting Commission

Según las encuestas de la web 538, Joe Biden parte con una ventaja de en torno a 5 puntos. El distrito 1, donde se encuentran las reservas navajas y apaches, dependerá de la reacción de la población mormona de la ciudad de Flagstaff ante la confirmación de Amy Coney Barret, la nueva jueza para el Tribunal Supremo. La nueva miembro del Alto Tribunal, de tendencia conservadora, podría poner en peligro temas como el aborto o los derecho de las parejas homosexuales. La comunidad mormona, que en 2016 reprobó a Donald Trump por su actitud y valores, jugará un papel crucial en el norte de Arizona. El distrito 2 depende de la participación latina y de los apoyos de la ciudad de Tucson para que los demócratas revaliden el territorio. La región del distrito 6 es el otro que puede decantar la balanza, todo depende del voto de clase adinerada que vive en los barrios residenciales de las afueras de Phoenix. Estas zonas han votado tradicionalmente al partido Republicano pero en los últimos años han virado hacia el Partido Demócrata.

La política migratoria ha marcado el devenir de Arizona en las última década. El giró hacia la derecha en materia de inmigración del Partido Republicano ha sido representado por la conocida figura en EE. UU. de Joe Arpaio, exsheriff del condado de Maricopa. Las políticas de antinmigración han estado marcadas por la llamada Ley de Arizona de 2010. La norma criminaliza a todas las personas que no tienen los papeles en regla. Estas políticas de antinmigración han alertado y movilizado a la población latina y a la izquierda del estado de Arizona.

Joe Arpaio en la campaña de Donald Trump de Arizona en 2016. Fotografía de Gage Skidmore.

Además de la preocupación por la inmigración y la economía —piedra angular de la campaña de Donald Trump—, el Coronavirus es con diferencia lo que más preocupa a los arizonianos. La gestión de la pandemia del Gobierno de Trump es la causa principal que lastra la campaña republicana. Según Reuters, solo el 37% de los estadounidenses aprueban la gestión de la Casa Blanca. Esto ha generado que los mayores de 65, considerados población de riesgo, se decanten por Joe Biden y no repitan su voto a Trump.

NEVADA (NV)

Nevada, al contrario que Texas y Arizona, inició su giro a la izquierda en las primeras elecciones de Obama (2008). Desde entonces, ha mantenido su voto al Partido Demócrata, aunque por pocas decenas de miles de votos en un estado de tres millones de habitantes. Sus seis votos electorales nunca han decantado unas elecciones, pero no sorprendería que 2020 guardase otro as bajo la manga.

Al igual que pasa con Arizona, la mayor parte de la población de Nevada se concentra en las urbes de Las Vegas, Carson y Reno. El clima árido dificulta el desarrollo de actividades lejos de las ciudades como la agricultura o la ganadería, por ello la principal fuente de economía es el turismo.

La ciudad de Las Vegas durante la pandemia (marzo de 2020). Fotografía de David Becker.

El estado de Nevada está dividido en cuatro distritos electorales electorales, pero es la ciudad del juego, Las Vegas, la que finalmente decide el resultado del estado. El centro de Las Vegas forma el distrito 1 y sus barrios residenciales del extrarradio son los que se encargan de decidir sobre el 3º y 4º distrito, donde se encuentra la famosa Área 51. Como pasa en Arizona, todas esas zonas adineradas han virado su voto hacia el Partido Demócrata en la última década y son las zonas encargadas de decidir el futuro político de Nevada. En cuento al distrito 2, la capital del estado, Carson, junto con las zonas rurales aseguran el voto republicano frente a la ciudad demócrata de Reno.

La pandemia no solo ha afectado a la salud de los estadounidenses, también se ha cebado con sus negocios. Nevada, al ser un estado centrado en el ocio y el turismo, ha sufrido especialmente el daño que ha provocado la COVID-19 a la economía. El paro en Nevada, que hasta antes de la pandemia rondaba el 4%, llegó a ser del 30% en el mes de abril y, según los últimos datos del Gobierno, ahora es del 13%. Este aumento del paro, cuando la campaña de Donald Trump está basada en el crecimiento económico del país, sumado a la gestión de la pandemia será clave en la decisión del voto de la población de Nevada.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s